Día 18: Nueva York-Madrid (fin de viaje)

Y llegamos al fin de viaje. Antes del vuelo por la tarde, nuestra cicerone nos hizo un pequeño tour por el Bronx y alguno de sus recintos universitarios para cerrar de nuevo en Manhattan comiendo en un restaurante de comida dominicana (riquísima pero que ya ha cerrado) y miniparada en la Hispanic Society.

dsc04650
Estadio universitario en el Bronx
dsc04656
Dos espías en la universidad
dsc04660
Antigua armería en el Bronx
dsc04663
La última comida
dsc04670
The Hispanic Society of America (parada obligatoria para cualquier filólogo)
dsc04676
Don Quijote del alma mía

Y de ahí al aeropuerto JFK para volar a Madrid Barajas, esta vez sin contratiempos.

dsc04678
Hasta pronto

Exprimimos nuestra estancia todo lo que pudimos. Con esta entrada cierro el blog. Espero que os haya gustado y pueda ser de utilidad para vuestros futuros viajes a EEUU.

Día 17: Nueva York

El viaje iba tocando a su fin, pero aún nos quedaban varios lugares neoyorquinos imprescindibles por visitar, como son la Estatua de la Libertad, Wall Street y Brooklyn.

Nos levantamos temprano y nos dirigimos a por el ferry que nos llevaría hasta la Estatua de la Libertad, previa reserva (25$/persona). No pudimos acceder ni a la corona ni al pedestal puesto que los tickets estaban agotados (hay que reservar con muchos meses de antelación).

dsc04486
¡A por el ferry!
dsc04488
Vistas de Manhattan desde el ferry (destacando el altísimo One World Trade Center)
dsc04492
Posando
dsc04484
Aproximándonos a la Estatua

Nos bajamos en la Isla de la Libertad y visitamos (o mejor dicho dimos la vuelta a) todo el perímetro. Es un bonito paseo y la vista de la Estatua es muy impresionante (también desde el ferry mientras te vas acercando).

dsc04514
A sus pies, señorita
dsc04518
Zoom

De ahí, y antes de regresar a Manhattan, hicimos la otra parada del tour, Ellis Island, el islote adonde fueron a parar los aproximadamente 12 millones de pasajeros que llegaron a EEUU entre 1892 y 1954, convertida en una verdadera aduana que albergó duras historias como puede comprobarse en el Museo de la Inmigración sito en el mismo lugar.

dsc04536
Ellis Island
dsc04538
En el Museo de la Inmigración

Una vez realizada una visita rápida, regresamos en el ferry hasta Manhattan y nos dirigimos a visitar Wall Street con la imprescindible parada en el toro de bronce de más de tres toneladas. Pasear por sus calles te hace sentir dentro de una película y resulta muy llamativo observar las numerosas medidas de seguridad existentes.

dsc04550
Sumergiéndonos en Wall Street
dsc04551
Tolón tolón (que da suerte)
dsc04553
Por delante estás más guapo
dsc04561
Seguridad everywhere

Desde Wall Street nos acercamos a ver el One World Trade Center, sin subir a él, y a la plaza y fuentes en memoria de las víctimas del 11S. Impresiona y emociona estar a sus pies y contemplar cómo cae esa cascada de agua de la que no se ve el fondo en homenaje a los caídos.

dsc04572
La más alta torre de Nueva York
dsc04576
Un bonito homenaje a las víctimas de la barbarie
dsc04584
Calatrava haciendo de las suyas justo al lado del One World Trade Center

Para terminar la jornada, nos fuimos a dar un paseo por Brooklyn, cruzando su famoso puente a pie. Desde el otro lado, las vistas de la ciudad son impresionantes, y os recomendamos un rato de descanso en la zona de césped o “playa” de Brooklyn hasta que anochece.

dsc04600
Empezamos la caminata por el puente de Brooklyn
dsc04607
Zona peatonal-zona no peatonal
dsc04616
Relax desde Brooklyn
dsc04624
Bonitas vistas

Cerramos el día con una cena en un famoso restaurante de Chinatown (Joe’s Shangai) para el que hay que coger número (tipo puesto de carnicería de supermercado) al que nos llevó Almudena, y cuya especialidad eran los dumplings rellenos de caldo.

dsc04642
Esperen su turno
dsc04644
Soup dumplings
dsc04646
Todo muy rico
dsc04648
Bye bye Chinatown

A descansar porque el siguiente era el último día y volvíamos a casa.

Día 16: Nueva York

El viaje se iba acercando a su fin, pero aún quedaba buena parte de Nueva York por quemar. Ese día tocaba paseo por el Soho, Chinatown y Little Italy con nuestra anfitriona.

El Soho es un barrio bastante bohemio en el que puedes comprar ropa de segunda mano o productos vintage, o pasar rato y rato en librerías cool. El paseo por la zona es muy agradable.

IMG_0081
Barrio molón
IMG_0106
Aires bohemios y hippy-chic
DSC04418
Foto filológica con Lorca

Chinatown es otro mundo. Con las calles llenas de bazares o puestos de mercado plagados de fruta y otros productos típicos chinos. Una zona muy colorida y llena de vida, que se está comiendo otros barrios.

DSC04430
Puesto de mercado típico de Chinatown
DSC04433
Chinatown chocando con Little Italy

Tocando con Chinatown, paseamos por Little Italy, área que va desapareciendo poco a poco. Unas callecitas llenas de encanto en las que nos encontramos una especie de procesión con banda incluida.

IMG_0135
Entrada a la Italia neoyorkina
DSC04423
Procesión en honor a San Roque (si no recuerdo mal)
DSC04436
La zona tiene gaffitis muy chulos

De ahí a probar el típico brunch neoyorkino en un local del Soho con los huevos benedictinos, rancheros o como quieras… ¡Riquísimos! (Al loro con las ofertas de Groupon).

IMG_0159
Con nuestras mimosas

Por la tarde tocaba subida al Empire State. La entrada cuesta 32$/persona (a nosotros nos salió algo más barato por el pack que comentaba en una entrada anterior). De nuevo mucho vértigo, pero es una visita imprescindible. Fergus aún se atrevió un poco más y pagó un suplemento para subir a lo más alto posible (la entrada estándar te deja en la planta 86). Lugar emocionante para los fans de King Kong como él. Allí, anécdota increíble, nos encontramos a un trabajador de la tienda de souvenirs de la planta 86 que se declaró del Barça y se sacó una estelada del bolsillo (“Soy neoyorkino de nacimiento, pero culé de corazón”, nos dijo). Oh my god…

DSC04447
Podría estar más logrado, pero bueno…
DSC04475
A las puertas
DSC04455
En lo alto…
DSC04471
… y en lo más alto todavía

Pequeña visita a la tienda de los M&M’s y para casa a coger fuerzas de nuevo.

DSC04478
¡Mañana vemos la de verdad!

Día 15: Nueva York

Segundo día completo en Nueva York. Tocaba museos, Central Park y musicales.

Comenzamos la mañana visitando el Museo de Historia Natural de Nueva York, famoso por aparecer en numerosas películas y que hizo las delicias de Fergus con sus dinosaurios. Este museo, como el Metropolitan al que fuimos después, tiene un precio recomendado de entrada pero funciona por donativo, así que puedes elegir el dinero que quieres dar.

DSC04212
En la famosa entrada del Museo de Historia Natural
DSC04261
Reviviendo Jurassic Park

De ahí fuimos a visitar Central Park o, mejor dicho, una parte de él (el museo de Historia Natural y el Metropolitan están uno frente al otro en los laterales del parque), porque puedes pegarte horas y horas y no terminar de recorrerlo. Visitamos la zona Strawberry Fields, parada imprescindible para los fans de John Lennon, y paseamos por la zona de los lagos, el Shakespeare Garden y el Belvedere Castle (¡lo que me gusta a mí un castillo!).

DSC04278
“Imagine all the people living life in peace”.
DSC04288
Lugar idílico
DSC04294
Cual Romeo y Julieta en Shakespeare Gardens
DSC04301
Belvedere Castle, ¡qué cuco!

Antes de marchar del parque, fuimos al Metropolitan. En el Metropolitan también tienes para estar horas y horas. Como no queríamos invertir mucho más tiempo de museos, nos dedicamos casi exclusivamente a la parte egipcia.

DSC04330
Egipto trasladado
DSC04342
Megasarcófago
DSC04341
Feminidad

Concluimos el día y la tarde por Times Square. Vimos cómo anochecía y se iban encendiendo las luces de neón, nos fotografiamos con la estatua del Beso, entramos a la tienda gigante de Toys R Us y, como no podía ser de otra manera, asistimos a un musical. Nos decidimos por El fantasma de la Ópera (musical que llevaba más tiempo en cartel) y no nos defraudó. La escenografía era increíble, así como la calidad de las interpretaciones. Su BSO ya forma parte de mis favoritas.

DSC04353
Empieza a anochecer…
DSC04357
Musicales y más musicales
DSC04364
La tienda de Toys R Us tiene una noria dentro…
DSC04371
… y un dinosaurio robótico gigante
DSC04378
Con LegoHulk (mira que nos dio juego el sombrero de Almudena)
DSC04393
El Beso (juraría que es la misma escultura que vimos hace unos años en el puerto de Civitavecchia)

Truco: en el propio Times Square, horas antes de las funciones, puedes y debes comprar las entradas. Encuentras buenos precios, más o menos al 50%. Aunque sigue siendo carillo, nos salió la entrada por unos 65 euros por cabeza. Merece la pena.

DSC04406
¡Vamos a entrar!
DSC04409
En el patio de butacas. “The phaaaantom of the Opera is hereeee…”

Pero antes de ir al musical, fuimos a cenar a Ellen’s Stardust Diner, una hamburguesería que nos habían recomendado por la particularidad de que los camareros no paraban de cantar canciones de musical mientras servían. Es más, la mayoría de los actores de musicales han comenzado trabajando allí (como se puede ver en los recortes de prensa y fotografías que llenan las paredes del restaurante), hay buena cantera. El local está en las propias calles de alrededor de Times Square, la cena sale por unos 20$/persona, y si vais a Nueva York debéis acercaros porque es una gran experiencia.

DSC04350
Burger musical
DSC04346
Camareros en acción en la mesa-escenario central

Tras el musical a recogerse, que el día siguiente no iba a ser menos.

Día 14: Nueva York

Comenzaba nuestra aventura neoyorkina y contábamos con Almudena, una guía de excepción. Nos hizo patear pero que bien la ciudad (así terminé con buenas ampollas en los pies). En Nueva York, por mucho que penséis que vais a utilizar el metro, calzado cómodo sí o sí porque si queréis ver “todo” en cinco días vuestros pies no aguantarán.

Nuestra visita comenzó en el Columbus Circle. De allí, cogimos la Quinta Avenida y nos fuimos deteniendo en los lugares más míticos (Tiffany’s, la Catedral de San Patricio…), con pequeña parada en Rockefeller Center (donde volveríamos por la noche para subir a lo alto del edificio) y la Lego Tienda.

DSC04055
En el Columbus Circle.
DSC04062
Intentando rememorar Desayuno con diamantes en Tiffany’s.
DSC04071
Saint Patrick, neogótico puro
DSC04078
La LEGO Tienda
DSC04082
Curiosidades que te encuentras por la calle mientras paseas tranquilamente.

Después, llegamos al famoso Bryant Park donde días antes había estado grabando Rafael Nadal, escenario de numerosas sesiones de cine al aire libre, y al lado, entramos a la Biblioteca Pública de Nueva York.

DSC04092
Bryant Park (pequeñito pero matón).
DSC04084
La Public Library (cómo nos gusta una biblioteca a las filólogas).

Tras esto, cruzamos la Quinta Avenida para encaminarnos al edificio Chrysler, no sin antes entrar a la estación Gran Central Terminal. También nos acercamos hasta el edificio de las Naciones Unidas.

DSC04103
Gran Central Terminal, escenario de tantas películas.
DSC04110
Aquí no sale ninguna pero alguna rata vimos saltando en las vías.
DSC04113
A las puertas del Chrysler.
DSC04119
Las banderitas ondeando en las Naciones Unidas.

Ya llevábamos buena andada, pero descendimos por la Quinta hasta el Flatiron y comimos una hamburguesa en el Madison Square Park, en la cadena Shake Shack, altamente recomedable (unos 12$/persona).

DSC04139
De camino al Flatiron, posado ante el colosal Empire State.
DSC04143
Las estrecheces del Flatiron.

Tras la comida, Almudena nos enseñó CUNY, donde nos dejó, y continuamos nuestra particular visita al centro de la ciudad. Aquí es donde tuve que hacer una parada en H&M para cambiar mis sandalias por unas zapatillas bien cómodas. Hicimos nuestra primera aproximación a Times Square, visitamos el MOMA (gratuito los viernes por la tarde), cenamos y nos dirigimos al Rockefeller. Las entradas para subir al Empire y al Rockeffeler las llevábamos compradas ya. Aun así, al llegar allí, hay que enseñarla y reservar hora, nos dieron a las 21 y pico de la noche (lo recomendable es ver anochecer desde arriba, nosotros no pudimos porque fuimos mal de tiempo).

DSC04166
Curiosa exposición sobre videojuegos en el MOMA (Fergus está en la penumbra)
DSC04170
Terraza del MOMA, lo que me gusta a mí una rosa roja.
DSC04172
Más terraza del MOMA con esculturas terroríficas.
DSC04182
Times Square (primera aproximación, tienda M&M’s al fondo).

Ahorramos unos cuantos dólares al coger un pack de Rockefeller y Empire por 45$/persona en Smart Destination (cada entrada son unos 30-35$, la New York City Pass y su análoga no nos compensaban si hacíamos cuentas).

DSC04195
Cara de alucinación (si tienes vértigo, como es mi caso, lo pasarás mal subiendo al Rockefeller, pero es un imprescindible).
DSC04199
El Empire State desde lo alto del Rockefeller (y más al fondo el World Trade Center). Preciosa la ciudad de noche.
DSC04202
Mítica imagen que da sudores de solo imaginar la situación real
DSC04207
La plaza Rockefeller donde montan la célebre pista de patinaje.

Tras un día completo sin parar, ya era hora de coger el metro y dirigirse a nuestro hogar en Manhattan para descansar.

 

Día 13: Filadelfia-Nueva York

Nuestro último día en Filadelfia dio bastante de sí. Terminamos de hacer el tour en el Big Bus y después paseamos por el centro de la ciudad y visitamos el famoso Reading Terminal Market.

DSC04048
Foto típica del lugar

Este mercado es famoso por la presencia de Amish en varios puestos (como un horno de donuts con más de una treintena de variedades). Allí pudimos degustar otros productos típicos del lugar.

DSC03988
Curiosas figuras de chocolate (sí, son órganos vitales).
DSC03992
Fergus y sus bebercios naturales

Después, antes de partir hacia Nueva York, aprovechamos para ver la mítica Campana de la Libertad, que tanto significa para los estadounidenses.

DSC04041
Foto patriótica
DSC04039
Foto reivindicativa con banda a lo Miss America

La conclusión es que la ciudad vive de la Campana y de Rocky, mal que les pese esto último.

DSC04035
Típica tienda de recuerdos (véase la Campana rodeada de merchandising de Rocky).

A media tarde, llegó la hora de coger el bus hacia Nueva York, donde nos esperaría Almudena para acogernos en su casa en esta última etapa del viaje. Esta vez viajamos en una curiosa compañía de bus china (Focus Travel Inc.) que casi deja en tierra las maletas de un pasajero (que para colmo era chino). 12$/persona, una par de horitas y en New York. Metro, Domino’s pizza para cenar y a descansar para comenzar el pateo de la ciudad.

Día 12: Filadelfia

Podría decirse que este fue nuestro día menos intenso del viaje. Después de volar toda la noche, no pudimos evitar la tentación de quedarnos dormidos un par de horas en el hotel antes de continuar nuestras aventuras.

Nos alojamos en el Ramada (67 euros/noche), no había demasiados hoteles en la ciudad y este era el más económico.

DSC03982
Bendito desorden

Lo más complicado, llegar del aeropuerto al hotel. Afortunadamente, a pesar del acento cerradísimo de los locales, fueron muy amables y nos ayudaron con los autobuses.

Del hotel había un autobús que te dejaba en el centro en unos 20 minutos. Puesto que no teníamos mucho tiempo en la ciudad, allí nos cogimos el bus turístico para no perdernos lo básico (Big Bus, unos 25 euros/persona), pero antes dimos un pequeño paseo y descubrimos la zona de Chinatown.

DSC03894
Chinito tú, chinito yo.
DSC03897
Homenaje a Dragon Ball

La zona de la Campana de la Libertad, museos, iglesias y, por supuesto, el Museo de Arte archifamoso por la película Rocky.

DSC03890
Cerca de la Campana.
DSC03920
Una antigua penitenciaría
DSC03910
Un edificio precioso que no recuerdo qué era…
DSC03912
Un templo masónico

Aunque los guías llevan muy mal que sus escaleras y la estatua de Rocky sean lo más visitado de la ciudad (pobre Stallone), nosotros no pudimos evitar bajarnos y hacernos las fotos de rigor. Y, por supuesto, subir las escaleras de manera épica como en la peli.

DSC03929
Síiiiiiiii
DSC03938
Decenas de deportistas suben y bajan constantemente
DSC03944
Fergus y la huella de Stallone

Tras este paseo, cenamos el famoso Philly Cheesesteak en Sonny’s (228 Market St, Philadelphia, PA 19106), uno de los locales más famosos, un bocata de carne de cerdo desmenuzada y queso. Muy rico.

DSC03956
Pero antes me comí un helado en uno de esos carritos de las pelis que presientes por la musiquita
DSC03978
Rico, rico, y con fundamento.

Día 11: Los Ángeles – Filadelfia

Última día en Los Ángeles. Teníamos hasta la noche para terminar de exprimir la ciudad y aún nos quedaba una cita ineludible, comer en el restaurante de la madre de Spielberg.

Pero antes fuimos a visitar la casa donde se rodó El príncipe de Bel Air, una de las series más míticas de nuestra infancia. A diferencia de lo que pasó en la casa de Thriller o Embrujadas, aquí la gente se sorprendía de que estuviéramos haciendo fotos e incluso un coche se paró a preguntarnos el motivo de nuestro interés. Por si a alguno le apetece la dirección es 251 de North Bristol Avenue.

DSC03808
La entrada
DSC03815
La prueba a máximo zoom de que no mentimos.

De allí a comer al Milky Way, el restaurante de la mismísima madre de Steven Spielberg (9108W Pico Boulevard, CA 90035). El local está lleno de fotografías y objetos de las películas de su hijo para alegría de Fergus. La comida es buenísima; los platos son judíos. Por unos 20$/persona comes de lujo (sinceramente probablemente la mejor comida de todo el viaje).

DSC03847
A las puertas del Milky Way
DSC03828
Decoración a tutiplén
DSC03837
Rico, rico, y con fundamento
DSC03823
Con la de mentira

Y el plato sorpresa fue conocerla. En los postres salió a saludar a los comensales, pudimos hacernos una foto con ella y contarle lo que admirábamos a su hijo. Una mujer ya muy mayor pero encantadora.

DSC03843
Con la de verdad

El último cartucho, las playas de Malibú. Escogimos Punta Zuma, el famosísimo rincón donde se rodó el final de El planeta de los simios, justo donde se ve la Estatua de la Libertad.

DSC03877
Noooooooooo, no es David Hasselhoff
DSC03874
Típica caseta de socorrista
DSC03887
Como los niños

Nos dimos un baño, nos limpiamos como pudimos, y ya a devolver el coche a la sucursal de Álamo del aeropuerto y a volar hacia Filadelfia en un vuelo con escala en Cincinnati (de 22:30 Los Ángeles a 8:47 Filadelfia, con cambio horario incluido). Así que, al contrario que nuestro querido Will Smith, fuimos de California a Filadelfia.

DSC03889
Cogiendo fuerzas en el aeropuerto antes de embarcar

Día 10: Los Ángeles (2ª parte)

Y tocaba nuestra segunda estancia en Los Ángeles. Llegábamos con muchas ganas porque nos quedaban todavía grandes citas. La primera, la visita a los Estudios Warner. Nos decantamos por el tour de dos horas en español (unos 55 euros/persona) porque nos lo había recomendado una amiga, y de verdad merece la pena.

DSC03681
Bienvenidos a los Estudios Warner

Paseas por calles donde se han rodado miles de películas y, lo más curioso es descubrir, cómo una misma calle, que no tendrá mucho más de 50 metros de largo, sirvió para rodar cintas tan dispares como Blade runner o El último samurai, con meses de trabajo de los decoradores de por medio.

DSC03612
¡De copiloto!
DSC03571
Una calle muy peliculera

Allí descubres también cómo hay jardineros que se dedican a quitar las hojas de los árboles una a una y a mano para simular el invierno o, cómo en muchas series, la fachada y la parte trasera de una misma casa sirven para alojar al protagonista y a su archienemigo.

El tour incluye la visita a las exposiciones de Batman y Harry Potter. Incluso puedes jugar a ponerte el Sombrero Seleccionador… ¡a mí me salió Griffindor!

DSC03588
Cómo le gusta a Fergus Jim Carrey
DSC03594
La coraza cada vez es más dura
DSC03596
¡Qué mono!
DSC03599
¡Soy de los mejores!!!!

También hay otra exposición de coches de Batman, los reales, de varias películas. Alguno de ellos supera el millón de dólares.

DSC03622
De los viejos…
DSC03624
… y de los nuevos

La ventaja del tour en español es que te enteras absolutamente de todo y disfrutas mucho más con las anécdotas y las historias que encierra el estudio.

Al finalizar el tour, te dejan en otra especie de museo donde te diviertes como un enano. Es chiquito pero matón. Lo que más nos gustó fue jugar con el croma a lo Harry Potter (eso sí, de hacerse con el vídeo nada, porque costaba más de 50 dólares), o vivir en propia piel los trucos visuales de la primera parte de El señor de los anillos.

DSC03642
Gigantona
DSC03653
Yuhuuuuu
DSC03660
Mira, mamá, ¡sin manos!

Por último, pudimos sostener y alzar un Oscar real, lo cual, a los amantes del cine, les hace bastante ilusión. Y también sentarnos en una réplica del bar de Friends.

DSC03637
Nunca he visto esta serie pero el garito mola.
DSC03670
And the winner is…

De allí nos fuimos al Observatorio Griffith. Estaba cerrado pero solo queríamos disfrutar de las vistas de Los Ángeles y su Downtown desde su terraza. No defrauda. Espectacular.

DSC03692
El famoso observatorio (en obras)
DSC03702
Fabulosas vistas (Downtown al fondo)
DSC03704
Panorámica de Los Ángeles

Nuestra siguiente cita, de nuevo cinéfila, las Cuevas Bronson, en las que se grabó Batman del 66. Un lugar bastante desconocido donde me pareció que se hacía, también, la mejor foto del letrero de Hollywood del viaje (o al menos del nuestro). Dio la casualidad de que creo que nos encontramos con unos cantantes grabando un videoclip (los que nos hicieron la foto juntos). Mi teoría es que se trataba de The Alarm (de hecho por fechas cuadraba porque estaban de gira por los EEUU), pero todavía no he podido desvelar la incógnita.

DSC03713
Nananananananananananaaaaaa
DSC03726
Desde el otro lado
DSC03721
La incógnita
DSC03733
La mejor foto del cartel de Hollywood

De ahí nos fuimos a visitar un par de casas muy famosas, la de la serie Embrujadas (1329 Carrol Avenue, LA, CA 90026) y la del famoso videoclip Thriller de Michael Jackson (1345 Carrol Avenue, LA, CA 90026), ambas en la misma calle y casi seguiditas.

DSC03739
Vaya día de brujería llevamos
DSC03750
Cause this is thriller, thriller at night…

El día aún daba de sí y nos fuimos hasta el Downtown a dar una vuelta. Los edificios más altos de Los Ángeles. Eran las 17h aproximadamente y no había ni un alma en la calle. Vimos el Walt Disney Concert Hall (donde aparcamos por un precio muy razonable), parecidito al Guggenheim de Bilbao, el City Hall para rememorar a Superman, y nos acercamos hasta El Pueblo (Olvera Street), unas calles de sabor mexicano con tenderetes.

DSC03757
Downtown cayendo la noche poco a poco
DSC03759
Como estar en Bilbao
DSC03763
Superwoman
DSC03778
Pura esencia mexicana
DSC03783
Un rinconcito de El Pueblo
DSC03782
Los tenderetes

Se hacía de noche y, antes de recogernos, nos acercamos hasta el famoso puente de Grease (aunque no tenemos claro claro si llegamos a él). Dimos vueltas y más vueltas y, por si acaso, nos hicimos una foto. Hace unos días leí en las noticias que lo han demolido…

DSC03792
Que quede constancia

Cenamos en El Pollo loco, que nos había hecho gracia y era un homenaje a un amigo.

DSC03796
¡Arriba el picante!

Y a descansar en nuestro hotel pues el día siguiente iba a ser intenso. La estancia en el Royal Century Hotel (43330 W. Century Blvd., Inglewood) fue económica (unos 52 euros/noche con desayuno, aunque no lo catamos porque no nos venía bien por los horarios).

DSC03798
La entrada del hotel
DSC03802
Parte de la habitación
DSC03804
La terraza

Día 9: Silicon Valley

Tocaba una nueva aventura. Nuestro viaje más largo en coche. Volver a Los Ángeles pasando por Silicon Valley, teníamos una serie de paradas imprescindibles. Así que nos levantamos temprano y volvimos hasta el aeropuerto de San Francisco en el BART para recoger nuestro coche alquilado. Esta vez cogimos uno más pequeño, un Nissan Versa si mal no recuerdo, porque yo no me atrevía con uno grande. En EEUU solo quieren darte coches grandes pero nosotros tuvimos una buena experiencia con este, os lo recomiendo. Era mi primera vez con un coche automático y fue estupendo.

Coche más llevadero
Coche más llevadero

Primera parada: Garaje de HP. Los inicios.

Garaje mitiquísimo
Garaje mitiquísimo

Segunda Parada: Facebook. Hace ilusión hacerse una foto con el cartelito.

¡Nos gusta!
¡Nos gusta!

Tercera Parada: Google. Esta merece realmente la pena. Su sede en Mountain View es inmensa. Todo personalizado con los colores de Google, hamacas, mesas, bicicletas con las que se desplazan entre los edificios los propios trabajadores, el T-Rex, los muñequitos de las versiones Android… Simplemente genial.

Quiero una de estas...
Quiero una de estas…
Descansando a lo hippie chic
Descansando a lo hippie chic
Una empresa orgullosa de sí misma
Una empresa orgullosa de sí misma
Él y sus dinosaurios ;-)
Él y sus dinosaurios 😉
Ñammmmmmm
Ñammmmmmm
Jelly beans!!!!
Jelly beans!!!!
Empacho de dulces
Empacho de dulces

Cuarta parada: la casa de Steve Jobs. Ahora pertenece a unos particulares que deben de estar fritos de tanto visitante.

Aquí vivió Steve Jobs
Aquí vivió Steve Jobs

Quinta parada: la actual sede de Apple y su 1 Infinite Loop. Nada del otro mundo. Eso sí, la que están construyendo va a ser la bomba.

Me esperaba algo más molón
Me esperaba algo más molón
Esperad a que terminen la nueva sede...
Esperad a que terminen la nueva sede…

Antes de proseguir nuestro viaje decidimos comer en un lugar mítico para los informáticos, el Outback, restaurante favorito de Wozniak perteneciente a una cadena de restaurantes australianos especializado en carne asada. Muy rico (unos 19$/persona).

Qué fácil es aparcar en todas las puertas de los restaurantes
Qué fácil es aparcar en todas las puertas de los restaurantes
Rico, rico, y con fundamento
Rico, rico, y con fundamento

Y de ahí tocaba volver a Los Ángeles. Todavía unas 5-6 horas con una carretera en obras y con bastante tráfico. Como nos turnamos, a pesar de estar todo el día en el coche, fue llevadero y mereció realmente la pena. Paramos a repostar en Denny’s, una cadena famosa, y en la gasolinera de al lado descubrimos lo imposible de pagar la gasolina con nuestra tarjeta de crédito al no poder introducir un ZIP americano. Menos mal que los estadounidenses son muy amables y te ayudan en todo.

Solo bebida, así que no probamos sus burgers
Solo bebida, así que no probamos sus burgers

Al llegar allí, cenita rápida y a descansar. Aún nos quedaban unos días para terminar de exprimir LA.