Día 4: Las Vegas

Y llega aquí el post más controvertido de todo el viaje. ¿Por qué? Pues porque fuimos a disparar por aquello de probar qué se sentía al tener un arma entre las manos. En mi caso, puedo afirmar que miedito. Fuimos a Battlefield Las Vegas y, gracias a un cupón de Groupon, nos salió a unos 85 euros/persona (lo normal es que estos packs cuesten alrededor de 200 euros/persona). Nos vinieron a recoger en un jeep al hotel, nos llevaron hasta su nave… y allí disparamos tres armas (una pistola y dos semifusiles), 25 balas por arma y las dos últimas con ráfaga final. Disparas a una diana y la verdad es que la sensación es extraña, sobre todo porque vas también con gafas, cascos y vibra todo (sobre todo cuando los que tienes al lado disparan algo parecido a un bazooka)…

Apunten.. ¡disparen!
Lo he dejado muerto y bien muerto
Lo he dejado muerto y bien muerto

Antes de marcharnos aprovechamos para ver la especie de museo que tienen en la entrada (tanques, helicópteros, …), y ya nos llevaron de vuelta en otro jeep al hotel.

Al ataquerrrlllll
Al ataquerrrlllll

Y, de ahí, al Luxor, pues las dos próximas noches íbamos a alojarnos en el hotel pirámide.

Viaje a Egipto
Viaje a Egipto

La tarde la aprovechamos para dar un paseo por el Strip de Las Vegas. Nos propusimos ir andando. ¡Más de dos horas recorrer del Excalibur al Stratosphere! Y eso sin apenas pararnos para entrar en ningún sitio, simplemente paseando por la calle. El MGM, New York, Aria, Caesar’s Palace, Bellagio, Venetian, Flamingo, Treasure Island, Circus… Todo una experiencia, sobre todo si los vas viendo mientras anochece.

Recuerdos de los bombones de Almudena: los famosos Kisses
Recuerdos de los bombones de Almudena: los famosos Kisses
Cómo me acordé de Bunbury
Cómo me acordé de Bunbury
Roma imperial
Roma imperial

Llegados al Stratosphere vimos que aquello era demasiado, nuestro objetivo era la hamburguería Heart attack Grill y faltaba muuucho, así que aquí tomamos una de las mejores decisiones del viaje: coger el autobús. Descubrimos que por 8 euros podías cogerlo tantas veces como quisieras durante 24 horas (creo que si coges un bono de 3 días te sale por 20 euros). Y el bus nos llevó hasta Fremont, la zona antigua y originaria de Las Vegas y sus casinos, algo que no teníamos programado y que no sabíamos que existía. Nos encantó. Es una calle peatonal con casinos, tiendas y garitos y escenarios con música en directo. Mucho más auténtico que el Strip.

Todo un descubrimiento
Todo un descubrimiento
Simplemente genial
Simplemente genial

Y llegamos a la cena, en el Heart attack. Imprescindible. Las hamburguesas más calóricas del mundo (certificado por el record Guinness). Las hay hasta de 8 pisos, pero ya os digo que uno es incapaz de comerse ni siquiera la doble… Si no te la terminas, te azotan con una paleta jaja. Al llegar, además, te ponen un camisón, todo está ambientado como si estuvieras en un hospital. Y al marcharte te pesas otra vez… Por cierto, una de las mejores hamburguesas que comimos en EEUU. Precio, unos 17$/persona.

La carta
La carta
Hamburguesa triple
Hamburguesa triple
Antes...
Antes…
... y después
… y después

Y de ahí, paseíto por Fremont y a descansar, que el día siguiente también estaba cargado de aventuras. ¡El Gran Cañón del Colorado!

MATERIAL EXTRA: Fergus apaleado en el Heart attack: http://www.tout.com/m/tja8tv

Anuncios

5 comentarios en “Día 4: Las Vegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s