Día 7: De Las Vegas a San Francisco (por los pelos)

Y llegaron nuestras últimas horas en Las Vegas. Nuestro avión salía rumbo a San Francisco casi a las 17h de la tarde, así que aún teníamos toda la mañana para terminar de visitar los flecos que nos quedaban en la ciudad, no sin antes pasear por el interior del Bellagio, que parecía el universo de Bob Esponja, jamás lo hubiera imaginado así.

DSC03112
Bajo el mar, bajo el marrrrrrrrrrrrr
DSC03117
Quien vive en la piña debajo del marrrrrrr!

Dejamos para el último día algunas tiendas del Strip, fundamentalmente la de Coca-Cola y la de M&M’S, que ocupan edificios enteros de varias plantas. En la primera nos quedamos sin hacer la cata de un montón de cocacolas de diferentes sabores porque el estómago no daba para más. Es más, ese fue el primer día que consideramos que la mejor opción era desayunar una hamburguesa del McDonalds, así que imaginad cómo era lo demás y cómo estábamos (creo que he tomado más hamburguesas del McDonalds en EEUU que en toda mi vida; no soy muy partidaria de ellas).

DSC03131
La versión más dulce de Rocky
DSC03139
En unos días pasearíamos por el verdadero Puente de Brooklyn

 

Tras pasear un poco más, nos dirigimos al aeropuerto (nuestro ticket de autobús nos sirvió, así que no hizo falta pagar más por un taxi o una limusina). Aquí empezó nuestra odisea. Al llegar vimos que se había cancelado nuestro vuelo con Jetblue. Nos acercamos al mostrador y, muy amablemente, nos dieron la posibilidad de darnos un vuelo para el día siguiente y pagarnos el hotel en Las Vegas para esa noche. El problema es que solo íbamos a estar un día en San Francisco y que, además, teníamos reservada la visita de Alcatraz para la siguiente mañana, con lo cual lo perderíamos todo…

DSC03153
Aquí no se ven, pero hasta en el aeropuerto de Las Vegas hay máquinas tragaperras. ¡Está lleno!

Nos dirigimos a las pantallas y vimos otro vuelto para las 20h con United, otra compañía. Nos acercamos a preguntar y todavía quedaban unos cuantos asientos libres, así que nos devolvieron el dinero en Jetblue y compramos nuevos billetes. El resultado fue que el billete nos salió por el doble (en vez de 75 dólares por cabeza, unos 130), pero mereció la pena. El vuelo salió sin contratiempos y llegamos a San Francisco ya de noche. Al llegar al aeropuerto cogimos hasta el centro de la ciudad el Metro BART, y nos dirigimos al hotel.

DSC03455
La habitación del Pontiac

Y he aquí cuando me llevé la peor impresión de EEUU de todo el viaje. Nuestro hotel, el Pontiac, estaba ubicado en una bocacalle de Market Place, cerca de la zona financiera y en una de las áreas más deprimidas de San Francisco. El hecho de llegar sobre las 23h no contibuyó a mejorar la situación. Las calles estaban llenas de mendigos, drogadictos y traficantes que no parecían verte. Hablaban solos o se increpaban entre ellos. El humo salía de las alcantarillas como en las películas… Era una mezcla de miedo e incredulidad lo que podía sentir.

DSC03453
Vistas de la calle desde el Pontiac otro día. Esa noche no hubo narices de sacar la cámara.

Llegamos sin cenar. Afortunadamente, vimos justo enfrente del hotel una pizzería. Así que dejamos las maletas, y corrimos a la pizzeria. Allí tomamos la primera pizza del viaje, muy buena, al lado de un hombre que le hablaba a otro de cómo se hacían con armas mientras afuera una doble de Whoopi Goldberg acompañada de una enana traficaba con droga. Salimos sin incidentes y a dormir al hotel. Mañana sería otro día…

P.D.: El alojamiento en San Francisco es carísimo. Optamos por el Pontiac porque no tenía malas críticas y era lo único medianamente económico que encontramos. Habitación con baño compartido y desayuno, unos 75 euros la noche (casi casi tanto como lo que te cuesta alojarte una noche en el Bellagio). Las habitaciones y el edificio estaban viejos, pero los inquilinos eran turistas de nuestras características, con lo que el ambiente era bueno y seguro.

P.D.2: Se me olvidó hablaros de los precios de los hoteles de Las Vegas. Baratísimos. Excalibur: 25 euros/noche. Luxor: 50 euros/noche. Bellagio: 100 euros/noche. A eso hay que sumarle una tasa de unos 20 euros por día en cada uno. Tirados de precio.

 

Anuncios

2 comentarios en “Día 7: De Las Vegas a San Francisco (por los pelos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s